Margarita, mi bella isla

Como la voy a extrañar este año, es muy probable que debido a todos los problemas por los cuales está pasando mi querida Venezuela en este momento no tendré el lujo de viajar a margarita desde Toronto en el2015, no me quedará otra que visitar otros destinos de ser posible y solo añorar a mi bella isla.
Palmera en MargaritaSolo con el hecho de lo difícil que es encontrar pasajes y los altos costos que implican viajar a Venezuela, sin contar aquello que escribí hace unos meses atrás acerca de la escasez considero que hasta las ganas de ir se van desapareciendo.

[jetpack-related-posts]

Margarita, la perla del Caribe

Este año será un cambio para nosotros ya que si mal no recuerdo sería el primero de varios años que llevamos en Canadá el cual no iremos a visitar esas arenas que tanto me gustan y la variedad de playas que hay en la Isla de Margarita.

A pesar de que existe un gran desorden en Venezuela, aún con un poco de miedo y de incertidumbre se puede (o quizás se podía hace un año) disfrutar de un poco de sol, arena y playa, no importaba si tenías que estar mirando por encima del hombro o hacer cola de vez en cuando para encontrar un producto.

Hoy en día lamento todo lo que está pasando ya que poco a poco las ganas de volver se van desvaneciendo y veo más y más lejos poder reunirme de nuevo con aquellos buenos amigos que aún quedan por aquellos lados y por supuesto aquellos que si ya no están idos, pues dentro de poco lo estarán.

Mientras tanto, aunque sea imposible reemplazar a Margarita, mi bella isla no me queda otra que intentar nuevos destinos y hacer un gran esfuerzo para que la familia más cercana venga de visita y disfruten de sus nietos.

Ahorita más que nunca con el clima implacable que ha atacado a Toronto y sus alrededores (estamos hablando de temperaturas de -40 grados), es que pienso más y más en mis pies enterrados en la arena con una buena cerveza polar en la mano.

Leave a Reply